El RGPD europeo otorgará mayor privacidad a la política de cookies

Desde que internet llegó a nuestras vidas, la palabra cookie ha pasado a significar algo más que galleta. Y es que cuando queremos ver una actualización web y no lo conseguimos o, simplemente, necesitamos comprar algo online y (verdad o no) –cuantas más veces lo miramos, más caro es– alguien enseguida nos dice: ¿has borrado las cookies? A lo que muchas veces la respuesta es: ¿cómo se hacía eso?

Lo cierto es que las cookies existen y, muchas veces, molestan cuando tenemos que aceptarlas una y otra vez. Sin embargo, son necesarias e imprescindibles para entender internet hoy en día.

¿Qué es una cookie y para qué sirve?

Aunque no es un concepto informático reciente, nunca está de más recordar en unas líneas lo que son. Según la definición de la misma, es “un archivo creado y enviado por un sitio web que se almacena en el navegador del usuario”.

De esta manera, cuando añadimos, por ejemplo, un producto a un carrito online en una determinada página web y accedemos horas después, ese producto sigue estando ahí gracias a las cookies.

Esto permite a las empresas –sean o no e-commerce– ofrecer productos y servicios personalizados al usuario, ya que mediante las cookies obtienen información de su comportamiento online.

Las cookies pueden ser desactivadas, borradas –de hecho, algunas de ellas se eliminan automáticamente al cerrar la sesión– o no aceptadas por el usuario.

Las cookies y el RGPD

La conocida como Ley de cookies, Directiva sobre Privacidad y Comunicaciones Electrónicas o Directiva de E-privacidad generó mucha controversia cuando entró en vigor en 2011. A algunos le parecía útil y a otros ineficaz e incómoda.

Revisada a principios del presente año, el 10 de enero de 2017, la Comisión Europea propuso convertirla en Reglamento para crear un marco unitario en toda la Unión Europea y “lograr así mayor privacidad en las comunicaciones electrónicas y permitir nuevas oportunidades comerciales”.

Al mismo tiempo, “la propuesta adapta las normas aplicables a las comunicaciones online al nuevo Reglamento General de Protección de Datos”, que será vinculante a partir del próximo 25 de mayo de 2018, y afectará a todas aquellas compañías que trabajen con datos personales.

El RGPD menciona las cookies en el apartado 30. En él señala que algunas cookies pueden obtener información de una persona a través de su dispositivo, lo que se considera un dato personal. En este caso, es necesario lograr el consentimiento por parte del usuario.

Sin embargo, no todas las cookies identifican usuarios, sino que algunas de ellas se utilizan para servicios publicitarios, análisis, encuestas y chats. Las cookies publicitarias son generalmente más intrusivas, ya que mientras las generales buscan el beneficio del usuario, las publicitarias buscan el de terceros.

Reglamento E-Privacidad: a quién afecta y cómo cumplirlo

Todas las organizaciones con páginas web que necesiten recoger información de carácter personal están obligadas a obtener el consentimiento del usuario.

Ya sea a través de una ventana emergente, en la página de bienvenida de la web o bien en la cabecera o en el pie de la página, se ha de informar –de manera clara, completa y concisa– que se va a proceder a la instalación de cookies. Para ello es importante tener en cuenta que:

1) Las casillas pre-marcadas no estarán permitidas y el consentimiento implícito ya no es suficiente. En la mayoría de los casos –especialmente, si se trata de datos sensibles o protegidos–, será necesario conseguir el consentimiento explícito del interesado, el cual no debe dejar lugar a la libre interpretación.Los responsables de datos tendrán que asegurarse de la obtención de dicho tratamiento de manera indiscutible.

2) No se pueden enviar comunicaciones electrónicas solo porque el interesado visite una web. Según indica el RGPD, “el consentimiento ha darse a través de una manifestación libre, específica, informada e inequívoca, mediante la cual, el interesado acepta el tratamiento de datos personales que le conciernen”.

3) Debe ser fácil dar el consentimiento, pero también retirarlo. El usuario debe encontrar cómodamente la opción de cancelar sus suscripciones, eliminar sus cookies y dejar de recibir información.

Como se puede observar, el RGPD introduce gran cantidad de cambios en diferentes áreas, pero todos ellos cumplen la misma finalidad: salvaguardar nuestros datos personales.

Si aún no estás al día del nuevo Reglamento, no dudes en hacer clic aquí en el siguiente link y descargar gratis nuestro libro verde.

>> Descarga ahora esta guía gratuita

Y, si lo que quieres es conocer más a fondo la nueva normativa, echa un vistazo a esta guía de bolsillo y familiarízate con el RGPD europeo.

>> Compra esta guía de bolsillo por solo 12,95 euros

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.