Ciberseguridad y seudonimización

Que la red enmascara personalidades no es ningún secreto. Muchas son las personas que se comportan de manera diferente en su vida diaria y en la red. Sin embargo, existe un grupo cuyo comportamiento destaca en sentido negativo: los ciberdelincuentes o hackers.

La ciberseguridad total no existe. Hay que tener en cuenta que en cualquier momento se puede ser víctima de un ataque informático y, seguramente, sea muy perjudicial para los datos personales de la compañía y la reputación empresarial. Ninguna empresa o industria está exenta de sufrirlo; la clave está en la preparación.

Pero ¿cuál es la clave del éxito de los hackers? Aunque esta respuesta es muy amplia, hay un aspecto imprescindible para que pueden cometer delito: la seudonimización. Casi todos los ciberdelincuentes tienen un nombre falso, algo que dificulta muchísimo el trabajo de la policía y hace que, en muchos casos, sea casi una misión imposible encontrar ciertos piratas informáticos.

La web profunda ha evolucionado tanto que cualquier persona que quiera investigar una determinada estafa o saber cómo perpetrarla, puede encontrar toda la información allí. Sin embargo, navegar por la dark web es muy peligroso y la mayoría de sus contenidos son delictivos.

Seudonimización y RGPD 

El Reglamento General de Protección de Datos (RGDP) define la seudonimización como “aquella información que, sin incluir los datos denominativos de un sujeto, permiten identificarlo mediante información adicional, siempre que ésta figure por separado y esté sujeta a medidas técnicas y organizativas destinadas a garantizar que los datos personales no se atribuyan a una persona física identificada o identificable.”

El RGPD fomenta el uso de la seudonimización, aunque hay que señalar que en ocasiones tiene sus límites por lo que también se recomienda el cifrado de la información personal. Mientras que a través de la seudonimización cualquier persona con acceso puede ver parte de la información, el cifrado solo permite acceder al conjunto de los datos a los usuarios autorizados para ello.

Entender el RGPD y saber todos los datos con los que una compañía trabaja es esencial para el buen desarrollo empresarial y para preparar y mantener el cumplimiento del Reglamento. Una buena manera de empezar con él es realizar un diagrama del flujo de datos para analizar posibles vulnerabilidades de seguridad dentro de una organización.

Descarga gratis tu guía sobre el diagrama del flujo de datos RGPD >>

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.