RGPD: empresas de transporte, logística y paquetería

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) debe entenderse y aplicarse en todos los departamentos empresariales que procesen datos personales, independientemente de la industria. Si hace unos días hablábamos de cómo afectará el RGPD al sector de la energía, ahora nos centramos en las implicaciones que tendrá sobre las compañías de transporte y paquetería.

Una de las grandes preocupaciones de estos directivos es cómo realizar el tratamiento y almacenamiento de la información personal de sus clientes. Y, no es para menos, ya que el RGPD cambiará las reglas del juego sobre cómo recopilar y tratar los datos de los interesados a partir del 25 de mayo de 2018.

Las empresas de transporte de paquetes y mercancías deben mirar detalladamente qué medidas técnicas y administrativas tienen que incorporar para cumplir el Reglamento, ya que son muchos los empleados que estarán en contacto con esa información y tienen que conocer muy bien sus funciones y responsabilidades.

La mayoría de los usuarios compran por internet hoy en día o, en ocasiones, adquieren un producto en una tienda física y lo envían a través de Correos o empresas privadas dedicadas a este servicio. En cualquier caso, necesitarán proporcionar la información de contacto que contendrá (como mínimo) el nombre, apellidos, dirección postal y teléfono tanto del emisor como del destinatario.

Es importante destacar que no deben recogerse más datos de los necesarios para efectuar la entrega. Además, solo deben ser conservados el tiempo preciso para realizar el envío, a menos que exista alguna otra obligación contractual.

 Seis razones legales para procesar datos

1. La primera de ellas es el consentimiento. Hay que obtener el consentimiento del interesado para conservar sus datos, de lo que contrario no deberían ser almacenados.

2. Cuando exista un contrato con el individuo que permita al proveedor suministrar bienes y servicios, o bien para cumplir una obligación en virtud de un contrato de trabajo.

3. Si para llevar a cabo un propósito particular el procesamiento de datos es un requisito legal.

4. Con los intereses vitales, por ejemplo, cuando el procesamiento de datos proteja la integridad física o la vida de una persona (ya sea la del sujeto de datos o la de otro sujeto).

5. Una tarea pública como completar funciones oficiales o tareas de interés público. Por lo general, esto incumbirá a departamentos gubernamentales, hospitales, policía y escuelas e instituciones educativas.

6. Intereses legítimos: cuando una organización del sector privado tenga un motivo legítimo (incluido un beneficio comercial) para procesar datos personales sin consentimiento, siempre que no se vean compensados ​​por los efectos negativos sobre los derechos y libertades del individuo.

Si quieres saber más sobre el alcance del RGPD en este sector o en otro, no dudes en apuntarte a nuestro curso certificado presencial sobre el nuevo Reglamento.

Déjate guiar por uno de nuestros expertos >>

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.